eu · es | Contacto

  Identificadas las claves y recomendaciones para que las empresas guipuzcoanas elaboren planes de aprendizaje en torno a las sostenibilidad de la vida.  
  30-06-2015  
Identificadas las claves y recomendaciones para que las empresas guipuzcoanas elaboren planes de aprendizaje en torno a las sostenibilidad de la vida.

Las experiencias vividas por parte de 20 personas en el proceso de aprendizaje servirán para inspirar a otras empresas del territorio y para promover la acción y colaboración público-privada.

 

“El conocimiento y el proceso de aprendizaje en torno a la sostenibilidad de la vida debe ser transversal y una apuesta estratégica de la empresa para que sea sostenible”. Ésta es una de las claves que se recogen como resultado del proyecto “Valorización del aprendizaje individual y colectivo en el ámbito empresarial en torno a la sostenibilidad de la vida” financiado por la Diputación Foral de Gipuzkoa.

Coordinado en colaboración entre las empresas de consultoría Farapi y The Rights Factory, la iniciativa que ha durado 7 meses en total, buscaba indagar nuevas formas de aprendizaje en las empresas, mediante procesos informales de reflexión personal y diálogos colaborativos.

El proyecto ha contado con la participación voluntaria de 20 personas con perfiles diversos de las empresas Obe Hettich (Aizarnazabal), Larrialdiak (Lezo) y Laboral Pasaia (Pasaia) y otras personas que han participado a título individual, mediante planes de aprendizaje diseñados a medida cuya duración ha oscilado entre 2 y 4 semanas en total.

Inspirar a más empresas del territorio guipuzcoano y promover la colaboración público-privada.

Gracias a estas experiencias, el proyecto ha permitido identificar buenas prácticas y lecciones aprendidas a lo largo del proceso de aprendizaje vivido, y conjuntamente se ha diseñado una batería de “Claves para un aprendizaje individual y colectivo en la empresa en torno a la sostenibilidad de la vida” que servirán a otras empresas del municipio que quieran abordar procesos de aprendizaje en torno a esta cuestión. Así, entre otros asuntos relevantes, se considera necesario “Identificar las necesidades de aprendizaje y conocimiento en torno a la sostenibilidad de la vida de las personas trabajadoras y de su entorno a fin de favorecer la motivación”, o que dichos procesos de aprendizaje deban ser “consensuados (métodos formales, informales y no formales) y ser adaptados a las formas de trabajar y a las herramientas habituales de cada persona en la empresa a fin de asegurar su eficacia”.

Por otra parte, conscientes del importante papel que las instituciones públicas y otras organizaciones sociales del territorio pueden jugar para promover el aprendizaje en torno a la sostenibilidad de la vida en las empresas, también se ha elaborado una lista de recomendaciones sobre medidas que estos agentes podrían tomar. En este sentido, se considera que las administraciones públicas podrían “Desarrollar políticas e incentivos que animen a las empresas a impulsar procesos de aprendizaje en torno a la sostenibilidad de la vida (por ejemplo, como criterio de valoración a la hora de acceder a contratos públicos, a programas de subvención, a financiación y/o desgravaciones fiscales)”, o “Introducir los conceptos de sostenibilidad de la vida en la formación reglada, desde etapas tempranas, y capacitar a personas educadoras, padres y madres, tutores…”. Desde las organizaciones de la sociedad civil, por su parte, podrían llevar a cabo medidas como “Compartir con las empresas sus conocimientos y aprendizajes en torno a la sostenibilidad de la vida (por ejemplo, retos sociales relativos a colectivos en riesgo de exclusión, medio ambiente…), o “Desarrollar investigación y herramientas para el aprendizaje en torno a la sostenibilidad de la vida en la empresa”.

 

 


A la hora de implantar la Metodología GIZAIN es importante considerar una serie de Principios Fundamentales que deben impregnar todas las fases, los procesos, las formas de hacer así como las medidas que se implanten desde la empresa. Así, será necesario que estos Principios se compartan y sean comprendidos debidamente por todas las personas que participen en el proyecto.


  • Orientación a las Personas y sus Derechos y Deberes: Todas las acciones y decisiones que se desarrollen a lo largo de la Metodología deberán buscar la satisfacción de las expectativas de las personas en el cuidado y la sostenibilidad de la vida. Su implicación activa en todo el proceso es clave.


  • Disponibilidad: Los medios y recursos necesarios para la implantación de la Metodología deben estar presentes, en condiciones y cantidades adecuadas y suficientes (herramientas, información, formación, canales de comunicación...).


  • Accesibilidad: Todas las actividades y materiales diseñados en el proceso, herramientas, informes de seguimiento, medidas definidas, comunicaciones, etc., deberán estar abiertas a todas las personas a las que afectan, sin discriminación alguna, y habrán de incorporarse acciones positivas que garanticen la inclusión en el sentido físico (personas con discapacidad), geográfico o cultural (lengua), según sea requerido.


  • Aceptabilidad: Todas las actividades y materiales diseñados durante la implantación deberán adecuarse eficazmente al perfil de las personas que conforman la empresa y de aquellas a las que afecten asegurando que éstas responden a los valores de las personas, especialmente atendiendo a la diversidad de género o cultural, por ejemplo en el uso del lenguaje o el tipo de canales de diálogo y comunicación.


  • Adaptabilidad: Todas las actividades y materiales diseñados durante la implantación, habrán de configurarse de manera flexible para responder al cambio de los contextos según vaya avanzando la aplicación de la Metodología.


  • Participación e Inclusión: Todas las personas, sin discriminación alguna, deberán participar de forma activa, libre y provechosa, potenciando su adhesión y garantizando la adaptación a sus expectativas respecto del proyecto.


  • Comunicación y Diálogo: La participación sólo tiene sentido si la información pertinente está disponible en el momento oportuno y en un lenguaje y un formato accesibles, teniendo en cuenta por ejemplo la diversidad de género, religiosa o cultural.


  • Transparencia: Se debe ser transparentes en cuanto a los procedimientos en la toma de decisiones, en el uso de la información y los datos recogidos (quién, para qué y cómo), en las comunicaciones emitidas y en las acciones llevadas a cabo.


  • Mejora Continua y Oportunidad de Innovación: Será necesario evaluar los resultados y los procesos llevados a cabo durante la aplicación de la Metodología así como en la formulación y desarrollo de las medidas que determine la empresa. Ello servirá para identificar obstáculos y oportunidades de mejora y guiará la estrategia de la empresa en la ruta hacia la sostenibilidad de la vida.


  • Sostenibilidad: Se deberá monitorear y analizar la compatibilidad de las formas de hacer a lo largo de todo el proceso con los valores culturales y éticos de las personas implicadas, de forma que resulten aceptables por éstas.


  • Materialidad: Es necesario centrar atención en todos aquellos asuntos relevantes sobre los cuales la empresa puede impactar (directa o indirectamente) en la sostenibilidad de la vida de las personas y su entorno; y viceversa.