Introducción

INTRODUCCIÓN


Te damos la bienvenida a GIZAIN, la metodología para el impulso de la corresponsabilidad de las empresas con la sostenibilidad de la vida de las personas.


La situación actual:

No hay duda de que las políticas de las empresas, las condiciones laborales, las relaciones comerciales y, en definitiva, todas sus actividades, tienen un impacto en las decisiones personales de las personas trabajadoras y en la forma de organizarse sus vidas.

Y la realidad es que, actualmente, existe una incompatibilidad reconocida entre ambas esferas: la laboral y la no laboral. Incompatibilidades de tiempos el algunos casos pero también incompatibilidad de objetivos, como es la satisfacción de algunas necesidades personales básicas que son esenciales para el desarrollo personal y de toda la sociedad en su conjunto: el cuidado de las personas dependientes, la mejora de la salud, el cuidado del hogar, la educación de calidad de los-as hijos-as, el aseguramiento de servicios básicos como es el agua o la luz, la alimentación, colaborar con una ONG, participar en los asuntos públicos, etc...

Este problema afecta a todas las personas, especialmente a las que tienen empleo y más aún a las mujeres, en todos los ámbitos (público/privado), sectores y niveles profesionales, y sus consecuencias son múltiples y muy relevantes: se crea la idea de la "mujer ideal", que puede realizar multitud de tareas a la vez (responder a sus responsabilidades laborales y familiares, cuidar de su cuerpo, tener ocio, cultivar su mente...); se subordina la dedicación a los cuidados (y cualquier otra actividad) a la jornada laboral y no se consigue dedicar ni el tiempo ni la calidad necesaria, sobre todo a las personas mayores y en situación de dependencia, lo que puede llegar a generar malestar y culpabilidad; aumenta el estrés, la ansiedad y las depresiones relacionadas con este modelo que no pone en el centro la sostenibilidad de la vida y la consecución del bienestar de las personas... Etcétera.

Por tanto, a todas luces, no es extraño afirmar que esta situación no es sostenible...

¡Hay alternativas!

Las empresas tienen un gran poder transformador y un enorme potencial para favorecer un equilibrio real entre sus actividades y políticas, y las necesidades de cuidado y desarrollo básicas de las personas trabajadoras.

De lo que se trata es de trabajar para alinear dichas necesidades y las estrategias de negocio, y generar los cambios necesarios para que, entre todas y todos, los impactos de las empresas en la sostenibilidad de la vida sean siempre positivos. Así, tanto la empresa como las personas trabajadoras salen ganando.

Sin duda, hay mucho por hacer, pero afortunadamente tenemos los ingredientes necesarios para lograrlo. Sólo hace falta voluntad y trabajo colaborativo, y con la Metodología GIZAIN te ofrecemos una alternativa.

Si tú también lo crees y quieres trabajarlo en tu empresa, éste es tu sitio.

 

LA METODOLOGÍA


  • ¿Qué es la Metodología de Corresponsabilidad?

  • ¿A quién va dirigido?

  • ¿Por qué deberían utilizarlo las empresas?

  • ¿Quién participa en su aplicación y qué papel juega?

  • ¿Cuándo deberían utilizarlo?

  • ¿Cómo se ha desarrollado la Metodología de Corresponsabilidad?
  • FASES



    Fuera del terreno productivo empresarial, hay un sinfín de actividades que no están debidamente valorizadas ni visibilizadas y que, sin embargo, son parte de nuestro día a día y esenciales para disfrutar de una vida digna y plena.

    Así, resulta necesario visibilizar y poner sobre la mesa todo estos trabajos fundamentales para la sostenibilidad de nuestras vidas, y centrar atención en el lugar donde se desarrollan como es el ámbito doméstico, social o laboral y en el contexto que contribuye (o no) a su realización.

    Para hacerlo, la Metodología de GIZAIN está estructurada en 5 fases, y ofrece las directrices sobre cómo llevar a cabo el proceso.Pone a disposición diversas herramientas y dinámicas prácticas que facilitarán la realización de todas las actividades que se proponen.


    PRINCIPIOS


    A la hora de implantar la Metodología GIZAIN es importante considerar una serie de Principios Fundamentales que deben impregnar todas las fases, los procesos, las formas de hacer así como las medidas que se implanten desde la empresa. Así, será necesario que estos Principios se compartan y sean comprendidos debidamente por todas las personas que participen en el proyecto.


  • Orientación a las Personas y sus Derechos y Deberes: Todas las acciones y decisiones que se desarrollen a lo largo de la Metodología deberán buscar la satisfacción de las expectativas de las personas en el cuidado y la sostenibilidad de la vida. Su implicación activa en todo el proceso es clave.


  • Disponibilidad: Los medios y recursos necesarios para la implantación de la Metodología deben estar presentes, en condiciones y cantidades adecuadas y suficientes (herramientas, información, formación, canales de comunicación...).


  • Accesibilidad: Todas las actividades y materiales diseñados en el proceso, herramientas, informes de seguimiento, medidas definidas, comunicaciones, etc., deberán estar abiertas a todas las personas a las que afectan, sin discriminación alguna, y habrán de incorporarse acciones positivas que garanticen la inclusión en el sentido físico (personas con discapacidad), geográfico o cultural (lengua), según sea requerido.


  • Aceptabilidad: Todas las actividades y materiales diseñados durante la implantación deberán adecuarse eficazmente al perfil de las personas que conforman la empresa y de aquellas a las que afecten asegurando que éstas responden a los valores de las personas, especialmente atendiendo a la diversidad de género o cultural, por ejemplo en el uso del lenguaje o el tipo de canales de diálogo y comunicación.


  • Adaptabilidad: Todas las actividades y materiales diseñados durante la implantación, habrán de configurarse de manera flexible para responder al cambio de los contextos según vaya avanzando la aplicación de la Metodología.


  • Participación e Inclusión: Todas las personas, sin discriminación alguna, deberán participar de forma activa, libre y provechosa, potenciando su adhesión y garantizando la adaptación a sus expectativas respecto del proyecto.


  • Comunicación y Diálogo: La participación sólo tiene sentido si la información pertinente está disponible en el momento oportuno y en un lenguaje y un formato accesibles, teniendo en cuenta por ejemplo la diversidad de género, religiosa o cultural.


  • Transparencia: Se debe ser transparentes en cuanto a los procedimientos en la toma de decisiones, en el uso de la información y los datos recogidos (quién, para qué y cómo), en las comunicaciones emitidas y en las acciones llevadas a cabo.


  • Mejora Continua y Oportunidad de Innovación: Será necesario evaluar los resultados y los procesos llevados a cabo durante la aplicación de la Metodología así como en la formulación y desarrollo de las medidas que determine la empresa. Ello servirá para identificar obstáculos y oportunidades de mejora y guiará la estrategia de la empresa en la ruta hacia la sostenibilidad de la vida.


  • Sostenibilidad: Se deberá monitorear y analizar la compatibilidad de las formas de hacer a lo largo de todo el proceso con los valores culturales y éticos de las personas implicadas, de forma que resulten aceptables por éstas.


  • Materialidad: Es necesario centrar atención en todos aquellos asuntos relevantes sobre los cuales la empresa puede impactar (directa o indirectamente) en la sostenibilidad de la vida de las personas y su entorno; y viceversa.
  •